Episodio 40

Amazon Alexa, inteligencia artificial y el auge de la voz como interfaz

A finales de 2014 Amazon lanzó a un número limitado de clientes un producto llamado Amazon Echo. Se trataba de un sencillo asistente personal para el hogar, controlado exclusivamente por voz y que carecía de pantalla. En poco tiempo los usuarios descubrieron las enormes posibilidades que les ofrecía este nuevo dispositivo. En poco menos de 2 años Alexa se ha convertido en un éxito completo de ventas para Amazon y ha abierto el camino para que sea el producto estrella para la compañía en los próximos años.

La voz como la próxima gran plataforma de la computación

Gracias a la inteligencia artificial y al aprendizaje natural, se está abriendo un cambio radical en la forma en la que nos relacionamos con las computadoras y la voz jugará un papel trascendental. Al igual que Apple nos enseñó que un teléfono móvil podía ser un forma de computación más versátil que nuestros ordenadores de escritorio, Amazon ha tomado la delantera en desarrollar la voz como una forma más útil y sencilla de interactuar con las computadoras. ¿Acaso acaso hay algo más natural que el habla?. Hay pocas dudas de que la voz será la próxima gran plataforma en lo relativo a interfaz y esto tendrá un impacto decisivo en la forma en la que usamos la tecnología. La consultora Gartner calcula que para el año 2018, el 30% de nuestras interacciones se realizarán a través de conversaciones.

Los asistentes virtuales y los chatbots ya están integrándose en las aplicaciones de mensajería como Telegram, Slack o Messenger. Estas aplicaciones están transformándose en autenticas plataformas que conectan con servicios automatizados en actividades tan cotidianas como la atención al cliente y las compras.

El aprendizaje continuo como base para el éxito de Alexa

Desde el primer momento una de las claves del éxito fue el retorno que obtenía de sus clientes. Pronto la gente empezó a buscar nuevas posibilidades para un asistente que se encuentra en el hogar. El internet de las cosas es un concepto que para muchas personas queda algo lejos y complicado, pero con Alexa toma otra dimensión. Amazon ha comprendido que abrir la tecnología de Alexa a clientes, proveedores y desarrolladores solo ofrece ventajas. Es por eso que sus capacidades no dejan de crecer. En el lenguaje de Alexa estas capacidades se traducen en lo que Amazon llama skills, o en español, habilidades. De las 13 habilidades con las que empezó ahora Alexa cuenta con más de 5000. Una prueba del indiscutible éxito de la plataforma.

Asistimos a una explosión de aplicaciones que no requieren de una interfaz gráfica para interactuar con el usuario y eso tiene implicaciones drásticas.

Enlaces de interés relacionados con el episodio

Comparte este contenido en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *